Hombrecito

CANICAS

 

El otro día me sorprendí mirando atentamente en el suelo las canicas que mi hijo Ezequiel había dejado caer de su bolsa.

 

Las miraba como queriendo sentir lo que Ezequiel siente cuando juega con ellas, como queriendo desentrañar el misterio que encierran. Las miraba fijamente, anhelando rescatar su espíritu, el espíritu infantil.

 

En ese gesto me comparaba con Jack Skellington, el personaje que protagoniza una de mis películas preferidas (también de Ezequiel): “Pesadilla antes de Navidad”*, de Tim Burton. El argumento viene a ser así : Jack Skellington es el Rey del Mal en el país de Halloween, pero se encuentra deprimido, cansado de su papel una y mil veces repetido. Un día descubre por azar el país de la Navidad y queda fascinado por esa felicidad que no entiende, por esos colores brillantes que nunca antes ha visto, por la nieve… Recoge unos cuantos objetos navideños (bolas de colores, espumillón, paquetes con regalos…) y se recluye en su gabinete a analizarlos. Pero por más experimentos que realiza (con ayuda de los instrumentos que le presta amablemente el doctor Finkelstein) no consigue sino romperse inútilmente la cabeza…

 

“…de memoria me conozco ya

bastantes cuentos de la Navidad,

los villancicos sé memorizar

y mi cabeza pronto va a estallar”

 

La ciencia no ayuda a Jack a desentrañar el misterio de la Navidad. Pero, cuando ya está próximo a arrojar la toalla, tiene una visión. Se ve a sí mismo vestido de Papá Noel, llevando regalos a los niños, cambiando su papel de Rey de Halloween por el de Rey de la Navidad. En una decisión arriesgada manda secuestrar a Santa Claus (él le llama “Santa Clavos”) para ocupar su lugar. Los resultados son catastróficos, como cabía esperar, pero al final de la película, Jack (arrepentido) salva a Santa Claus de una muerte segura en Halloween y le permite regresar al país de la Navidad, que se encontraba desesperado ante su desaparición. Jack, por su parte, termina dándose cuenta de cuál es realmente el mundo al que pertenece y acepta de nuevo su papel de Rey del Mal (la suplantación resultó un desastre: los juguetes construidos por los habitantes de Halloween –cabezas reducidas, serpientes, murciélagos, patos violentos con dientes en el pico…- aterrorizaban a los niños y el trineo-ataúd de Jack con sus renos/esqueletos tuvo que ser abatido por el ejército).

 

Como consecuencia de todas estas peripecias, quedan fijados unos fuertes lazos entre ambos países y ya nada será igual. Al término del Día de Difuntos, Papá Noel surcará el cielo con su trineo, enviando una nevada sobre los habitantes de “Halloween”, que vuelven a quedar boquiabiertos, subyugados y sin llegar a entender apenas nada de ese misterio que están rozando.

 

Pues así estaba yo el otro día, cual Jack Skellington, mirando las canicas que mi hijo había abandonado en el suelo, como pequeños mundos irisados atravesados por el sol de la tarde, refulgentes, vivos.

 

Tratando de desvelar su secreto, el secreto que había sido mío y que se me escapó de las manos un día.

 

Tratando de recordar.

 

 

“…Interesante reacción, pero…¿qué quiere decir?” (J.E.)

 

 

 

* The Nightmare Before Christmas, conocida en España como Pesadilla antes de Navidad, se estrenó en Estados Unidos el 29 de octubre de 1993, y luchó por la aceptación de la audiencia. Está basada en dibujos y un poema de Tim Burton, quien dijo que la inspiración le llegó cuando vio cómo retiraban el merchandising de Halloween en una tienda para poner el de Navidad. La yuxtaposición de fantasmas y duendes con Santa y su reno encendió su imaginación. Cuando The nightmare before Christmas fue editada en vídeo, se ganó poco a poco un público de culto, especialmente entre la subcultura gótica. La mercancía relacionada con el film (muñecos, bolsos, camisetas…) sigue vendiéndose muy bien hoy.

 

*The Nightmare Before Christmas fue pensada originalmente para ser distribuida por Disney, pero cuando esta película obtuvo la clasificación PG (Todos los públicos, pero con compañía parental recomendada), los ejecutivos de la empresa pensaron que, siendo Disney un estudio enfocado al público infantil, no se vería bien como distribuidor de este filme, así que fue Touchstone Pictures, filial enfocada al público adulto, la que terminó haciéndolo.

(Información sacada de Internet)

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Comentarios

No hay ningún comentario

Añadir un Comentario: