Hombrecito

EL GUARDIÁN DEL PANTANO

Escrito por hombrecito 02-11-2011 en General. Comentarios (0)

         

 

                              

 

 

 

                                                           I

 

                                  Amigo, viste en sueños

                                  al guardián del pantano.

 

                                  En sus manos blandía una guadaña

                                  elástica y enorme

                                  y con soltura se movía

                                  por las aguas corruptas.

 

                                  Algunos cuerpos braceaban

                                  trabajosamente en la ciénaga

                                  y tras ellos iba el guardián.

 

                                  Les daba caza y, con la mano abierta,

                                  a la altura del pecho o la garganta,

                                  un golpe súbito

                                  convertía la carne en hielo.

 

                                  Al término de su jornada,

                                  se sentaba a fumar

                                  con el porte de un dios

                                  o un campesino,

                                  mirando al horizonte,

                                  tranquilo, meditando.

 

                                  II

 

                      ¡Cuidado con la vida!

                      Amigo, ten mucho cuidado

                      cuando irrumpa

                      con semillas de muerte entre sus manos.

 

                       Detén el movimiento,

                       cierra el grifo,

                       tala enseguida el árbol que despunta.

 

                                 III

 

                       No corre el agua, amigo,

                       y tú braceas con esfuerzo

                       intentando escapar de la guadaña

                       elástica, infinita,

                       que ahora blande

                       el guardián del pantano.

LA MIRADA INFANTIL

Escrito por hombrecito 11-10-2011 en General. Comentarios (2)

 

 

 

 

                 

“A no ser que os hagáis como niños, no entraréis en el Reino de los Cielos”

 

                                                                   (Jesús de Nazaret)

                                 

 

     Cuando era niño, el mundo era perfecto.

 

     Entendedme, no es que no tuviese sus momentos de dolor y miedo, pero algo infinito y benévolo lo envolvía todo.

 

     Aquellas sensaciones de plenitud regresan de vez en cuando. Aquella mirada infantil. Sobre todo cómo veía a las personas. Eran fascinantes : mis padres, abuelos, tíos, primos,  los amigos de mis padres. Todos. Como personajes de película, de esas películas inmensas sobre sagas familiares.

 

     Como todo el mundo, crecí.  Llegó la pubertad, la adolescencia y, sin darme cuenta, me fui convirtiendo  poco a poco en un chico serio y algo irónico.   Me reía de aquellos que todavía flipaban con los dibujos animados, incluso llegué a considerar poco serio leer a Mark Twain.

 

     No sé cuando comí de la fruta del bien y del mal, o cuándo fui secuestrado por la Reina de las Nieves  en sus palacios de hielo. Lo cierto es que mi mirada cambió. El niño que fui se había marchado (¿cuándo ocurrió?) llevándose consigo su mirada, esa mirada amorosa y sabia que lograba ver la esencia y la maravillosa singularidad de cada hombre, mujer y niño. En su lugar me había quedado una mirada separadora y exigente, crítica, fría.

 

     Los héroes de película perdieron su brillo y pasaron a convertirse en seres anodinos. Comencé también a ver, con esa mirada escrutadora, el lado oscuro de los corazones, la sombra  retorcida y dañina. Me quejé. Amargamente. De todos. Empezando por mis padres , siguiendo por la sociedad y acabando por mí mismo. Veía miedo, cobardía, mediocridad, envidia. “La verdadera naturaleza de los hombres”, según los diablos del cuento de Andersen.

 

     Voy acercándome a una cierta madurez  (¿), aunque aún no se han apagado del todo los rescoldos del sufrimiento. Y de vez en cuando vuelve a visitarme (ya casi lo había olvidado) el niño que fui, trayendo consigo otra vez su mirada, la mirada infantil . Y, aunque sólo sea por unos instantes, vuelvo a verlos, sí, a mis padres, mis abuelos, tíos, primos, amigos, a todos, como entonces los veía. Luego vuelvo, claro, a la mirada de adulto, pero algo ha cambiado. Voy recordando. Recordando cómo eran, como son en realidad, las personas.

 

     En ocasiones me siento como el protagonista de esos cuentos en que un mundo está en peligro y es un niño el que tiene que salvarlo (“La Historia Interminable”, “Momo”...).

 

     Ese niño soy  y no soy yo. Acabaré siéndolo. Él me está devolviendo su mirada, cada día un poco más. Cuando me la haya devuelto del todo, veré el mundo como era antes (cuando era niño). Veré el mundo tal y como en realidad es.

 

                 

OTOÑO

Escrito por hombrecito 02-10-2011 en General. Comentarios (0)

 

 

La semblanza de la Feria hay que escribirla en prosa densa y multicolor, sin puntos y aparte, con ritmo febril, irrefrenable, en largas frases enumerativas, con olores, humos, licores, griterío, músicas mezcladas, sirenas, ajetreo...

 

            Sin embargo, la semblanza de su marcha y la repentina llegada del otoño, el trabajo y la costumbre, hay que escribirla con constantes puntos y aparte, con párrafos lentos, entreverados de silencios, con un solo perfume hondo de melancolía que recorra las frases.

 

            El giro más extraño del tiempo en la ciudad es este paso súbito de la Feria, con su despliegue de alegría, a la melancolía del otoño. Este acostarse la noche del 17 de septiembre ebrios de sabores y barahúnda, y despertar, de improviso, en el lado cotidiano del espejo de los días y ya con las luces temperadas del otoño tiñendo las calles de colores lentos.

 

            Y es que el otoño ya estaba ahí, y ni habíamos reparado en él, cegados como estábamos por las luces del Paseo Ferial. Es ahora, que se ha marchado ya la Feria “con el último torero”, cuando reparamos en que ya están aquí los fríos, y que va a haber que ir preparando el jersey recio que se había quedado dormido en el fondo del armario. Ahora cuando los niños vuelven al colegio tras haber vivido unas espléndidas vacaciones en un paraíso de mujeres-serpiente, leones del África y veleros que surcan los cielos. Es ahora cuando el alba comienza a demorarse tras el terco batallón de los despertadores.

 

            Toda la ciudad es un solo hombre que, con resignación y un poco de resaca, vuelve al trabajo después de una larga noche de jarana.

 

            La noche guardará su joven vestido de luces rutilantes, y volverá a vestir su luto de cansada Penélope que se pasa la vida hilando y deshilando un blanco ovillo de luna.

 

            El Paseo dormirá de nuevo el letargo de serpiente del que sólo despierta cada siete de septiembre. Diríase que su aire está preñado de voces todavía, pero no son sino la estela del barco que se aleja y tardará mucho tiempo en volver. Un pesante vacío, una sorda tristeza, una unánime desazón ya van ocupando con incesante celeridad el lugar del gozo compartido y la infancia recobrada.

 

            El libro del tiempo trastoca sus páginas y, al fondo de una calle, un hombre ve pasar fugazmente al niño que fue, al adolescente que ha sido, un tiempo de escalofríos, dulces pugnas, academias crepusculares...

 

            Se acerca octubre y en los pueblos olerá dulce a vendimia y pan recién hecho. Vaho entre los labios y escarcha sobre las pámpanas. Íntimos conciliábulos alrededor del fuego.

 

            Se acerca octubre, que es como empezar un nuevo año en la ciudad. Un olor a humo de leña mezclado con frío nos trae recuerdos imprecisos cuando nos dirigimos al trabajo.

 

                                               (Albacete, finales de septiembre de 1985)

 

 

 

 

 

 

 

 

¿Qué quiere el 15-M?

Escrito por hombrecito 27-09-2011 en General. Comentarios (0)

 

 

Hace unos días, en una cena con un escritor al que había invitado la Universidad de Castilla-La Mancha, se habló sobre el 15-M. Varios de los comensales se mostraron simpatizantes de este movimiento. Lo que me llamó la atención fueron las palabras del escritor invitado. Vino a decir que el problema del 15-M es que “sabe lo que no quiere, pero no sabe lo que quiere”.  Estas palabras me hicieron acordarme de las propuestas aprobadas por el 15-M en la Asamblea de la Puerta del Sol. ¿El 15-M no sabe lo que quiere? Creo que sí. Esto es, entre otras cosas, lo que quiere:

 

Propuestas aprobadas en la asamblea de la protesta de Sol.


1. ELIMINACIÓN DE LOS PRIVILEGIOS DE LA CLASE POLÍTICA:


o   Control estricto del absentismo de los cargos electos en sus respectivos puestos. Sanciones específicas por dejación de funciones.

o   Supresión de los privilegios en el pago de impuestos, los años de cotización y el monto de las pensiones. Equiparación del salario de los representantes electos al salario medio español más las dietas necesarias indispensables para el ejercicio de sus funciones.

o   Eliminación de la inmunidad asociada al cargo. Imprescriptibilidad de los delitos de corrupción.

o   Publicación obligatoria del patrimonio de todos los cargos públicos.

o   Reducción de los cargos de libre designación.


2. CONTRA EL DESEMPLEO:


o   Reparto del trabajo fomentando las reducciones de jornada y la conciliación laboral hasta acabar con el desempleo estructural (es decir, hasta que el desempleo descienda por debajo del 5%).

o   Jubilación a los 65 y ningún aumento de la edad de jubilación hasta acabar con el desempleo juvenil.

o   Bonificaciones para aquellas empresas con menos de un 10% de contratación temporal.

o   Seguridad en el empleo: imposibilidad de despidos colectivos o por causas objetivas en las grandes empresas mientras haya beneficios, fiscalización a las grandes empresas para asegurar que no cubren con trabajadores temporales empleos que podrían ser fijos.

o   Restablecimiento del subsidio de 426€ para todos los parados de larga duración. 


3. DERECHO A LA VIVIENDA:


o   Expropiación por el Estado de las viviendas construidas en stock que no se han vendido para colocarlas en el mercado en régimen de alquiler protegido.

o   Ayudas al alquiler para jóvenes y todas aquellas personas de bajos recursos.

o   Que se permita la dación en pago de las viviendas para cancelar las hipotecas.


4. SERVICIOS PÚBLICOS DE CALIDAD:


o   Supresión de gastos inútiles en las Administraciones Públicas y establecimiento de un control independiente de presupuestos y gastos.

o   Contratación de personal sanitario hasta acabar con las listas de espera.

o   Contratación de profesorado para garantizar la ratio de alumnos por aula, los grupos de desdoble y los grupos de apoyo.

o   Reducción del coste de matrícula en toda la educación universitaria, equiparando el precio de los posgrados al de los grados.

o   Financiación pública de la investigación para garantizar su independencia.

o   Transporte público barato, de calidad y ecológicamente sostenible: restablecimiento de los trenes que se están sustituyendo por el AVE con los precios originarios, abaratamiento de los abonos de transporte, restricción del tráfico rodado privado en el centro de las ciudades, construcción de carriles bici.

o   Recursos sociales locales: aplicación efectiva de la Ley de Dependencia, redes de cuidadores locales municipales, servicios locales de mediación y tutelaje.


5. CONTROL DE LAS ENTIDADES BANCARIAS:


o   Prohibición de cualquier tipo de rescate o inyección de capital a entidades bancarias: aquellas entidades en dificultades deben quebrar o ser nacionalizadas para constituir una banca pública bajo control social.

o   Elevación de los impuestos a la banca de manera directamente proporcional al gasto social ocasionado por la crisis generada por su mala gestión.

o   Devolución a las arcas públicas por parte de los bancos de todo capital público aportado.

o   Prohibición de inversión de bancos españoles en paraísos fiscales.

o   Regulación de sanciones a los movimientos especulativos y a la mala praxis bancaria. 
 

6. FISCALIDAD:


o   Aumento del tipo impositivo a las grandes fortunas y entidades bancarias.

o   Eliminación de las SICAV.

o   Recuperación del Impuesto sobre el Patrimonio.

o   Control real y efectivo del fraude fiscal y de la fuga de capitales a paraísos fiscales.

o   Promoción a nivel internacional de la adopción de una tasa a las transacciones internacionales (tasa Tobin).


7. LIBERTADES CIUDADANAS Y DEMOCRACIA PARTICIPATIVA:


o   No al control de Internet. Abolición de la Ley Sinde.

o   Protección de la libertad de información y del periodismo de investigación.

o   Referéndums obligatorios y vinculantes para las cuestiones de gran calado que modifican las condiciones de vida de los ciudadanos.

o   Referéndums obligatorios para toda introducción de medidas dictadas desde la Unión Europea.

o   Modificación de la Ley Electoral para garantizar un sistema auténticamente representativo y proporcional que no discrimine a ninguna fuerza política ni voluntad social, donde el voto en blanco y el voto nulo también tengan su representación en el legislativo.

o   Independencia del Poder Judicial: reforma de la figura del Ministerio Fiscal para garantizar su independencia, no al nombramiento de miembros del Tribunal Constitucional y del Consejo General del Poder Judicial por parte del Poder Ejecutivo.

o   Establecimiento de mecanismos efectivos que garanticen la democracia interna en los partidos políticos.


8. REDUCCIÓN DEL GASTO MILITAR

--------------------------------------------------------


ELIMINAR EL SENADO.


NORUEGA, SUECIA, DINAMARCA, NO TIENEN SENADO, ALEMANIA SOLO 100 SENADORES y EE.UU. UN SENADOR POR CADA ESTADO. 
LOS GRANDES TEÓRICOS DEL DERECHO INTERNACIONAL Y CONSTITUCIONAL OPINAN QUE ES UNA CÁMARA INNECESARIA, PRESCINDIBLE Y QUE ESTÁ EN EXTINCIÓN, ¿ENTONCES POR QUÉ TENEMOS QUE MANTENER A 260 SENADORES?

DE ESTA FORMA AHORRAREMOS 3.500 MILLONES DE EUROS CADA AÑO.

ELIMINAR LA PENSIÓN VITALICIA DE TODOS LOS DIPUTADOS, SENADORES Y DEMÁS
"PADRES DE LA PATRIA".

ELIMINAR A TODOS los diplomáticos excepto un embajador y un cónsul en cada país. No es posible que gastemos en esto más que Alemania y el Reino Unido).

Con eso, y con rebajar un 30% las partidas 4, 6 y 7 de los PRESUPUESTOS GENERALES DEL
ESTADO (transferencias a sindicatos, partidos políticos, fundaciones opacas y varios), se ahorrarían más de 45.000 millones de Euros y no haría falta tocar las pensiones ni los sueldos de los funcionarios, como tampoco haría falta recortar 6.000 millones de Euros en inversión pública.

CON LA MITAD DEL DINERO QUE EL ESTADO SE AHORRARÍA CON ESTAS MEDIDAS,
SE ACABARÍA LA CRISIS EN ESPAÑA


TEDIUM VITAE

Escrito por hombrecito 26-09-2011 en General. Comentarios (0)

 

 

             

           “La princesa no ríe, la princesa no siente”

 

                                                           (Sonatina. Rubén Darío)

 

            Tedium vitae. Esta antigua expresión podría, acaso, definir mi estado actual.

 

            Aburrimiento, cansancio de la vida. No desesperación, sino falta de energía, escasez, pobreza vital.

 

            Anoche, contemplando las luces de la Feria de Albacete (la misma Feria que fue una borrachera para mis sentidos en la niñez) se me hizo palpable esta pobreza. Las luces de colores que llevaban a mi alma a un estado cercano al éxtasis, ahora las observaba siendo consciente de su belleza, pero sin llegar a sentirla. Falta de sentimiento, falta de emoción, falta... Como si algo (quizá algún componente químico del cerebro) se hubiera quedado escaso, casi hubiera desaparecido.

 

            Claudio Rodríguez habló del don de la ebriedad. Ese don es el que parece haber desaparecido en mí, haber huido, haberse evaporado. Algo que estaba (y que me procuraba una sensación natural de alegría, de plenitud, de cobijo) y que ahora, aparentemente, ya no está.

 

            Tampoco diría que no tenga en ningún momento noticia de ese algo. Es cierto que, en contadas ocasiones (sobre todo cuando paseo largamente, con la cabeza despejada, sin nada de lo que preocuparme), aparece un poco de ese don que me llenaba de vida (sin yo saberlo). Algo es algo. En realidad es muchísimo, es mi esperanza.

 

            Tengo la sensación de estar protagonizando uno de esos cuentos en los que el príncipe o la  princesa sufren de melancolía y se convoca a los doctores más sabios en busca de un remedio. Normalmente la curación no suele venir nunca de los doctores (me veo tentado, ahora, de establecer paralelismos con los psiquiatras actuales...), sino de algún personaje humilde, sin ciencia (un niño, el hermano pequeño...). Y esa curación suele tener que ver con la risa y el amor (de hecho, a veces, el príncipe –o la princesa- acaban casándose con quien los cura).

 

            No sé quién vendrá a curarme a mí de mi melancolía, de ese arcaico tedium vitae, que, desde luego, no soy el primer mortal en padecer.

 

            Si cierro los ojos, si me convierto en ese príncipe triste y dejo correr la imaginación, me figuro algunas posibilidades sanadoras. Una sería la siguiente: el príncipe se disfraza de sirviente y vive durante un tiempo como uno más de los sirvientes del castillo. Se desembaraza de su hieratismo, se quita presión. Ejerce trabajo físico, tiene contacto con la naturaleza. Ríe, se pelea, bebe, se enamora. Y, al final del cuento, vuelve a ejercer de rey, ya alegre, ya restablecido.

 

            Otras posibilidades vienen de personajes que curan al príncipe. Uno podría ser un niño. Un niño que llega de no se sabe dónde, que aparece inesperadamente y que, quizá, pueda ser un hijo no reconocido del príncipe. Ese niño restablece la normal circulación del amor y la alegría en el alma del melancólico.

 

            Otro personaje está copiado de un cuento: las Crónicas de Narnia. Se trata de Aslan, el león: “Su voz era profunda y sonora, y de algún modo consiguió hacer desaparecer la agitación de los recién llegados, que, a partir de aquel momento, se sintieron satisfechos y tranquilos...”.

 

            No sé, no sé quién vendrá, si es que alguien ha de venir, a salvarme. No sé qué pasará en el futuro, si se restablecerá en mí el don de la ebriedad, o si seguiré así, escaso por dentro (aunque por fuera parezca que estoy, quizá, mejor que nunca). ¿Tendré que disfrazarme de sirviente? ¿O estar atento por si aparece en mi vida un niño, un león? Vivamos con naturalidad y el tiempo nos dará la respuesta.